Ácido fòlic y su importancia por el embarazo

Fruita i verdura rica en àcid fòlic

El ácido fòlic conocido también como vitamina B9 o vitamina M es una vitamina hidrosoluble. Es necesaria para la formación de proteínas estructurales, de hemoglobina, y de glóbulos rojos.

El ácido fòlic interviene en el proceso de la multiplicación celular. Por este motivo es muy importante que las mujeres que quieran quedarse embarazadas tomen ácido fòlic. El consumo de esta vitamina asegura el correcto desarrollo del feto.

Qué previene el ácido fòlic?

El ácido fòlic previene el llamado labio leporí y los defectos que puede presentar el tubo neural en los futuros bebés como el anencefàlia, la espina bífida y la hidrocefalia . La espina bífida es grave malformación de la columna vertebral del feto y se produce durante el primer mes de gestación. En los casos más graves y frecuentes, la médula espinal, es decir la conexión encargada de transmitir la información entre el cerebro y el cuerpo no se desarrolla completamente. Esta carencia de desarrollo comporta múltiples secuelas en el aparato locomotor, urinario y digestivo.

Además, existen determinados estudios que indican que el consumo de esta vitamina puede evitar abortos espontáneos y los partos prematuros.

Cuando se tiene que tomar ácido fòlic?

Por el correcto desarrollo de la futura criatura, es fundamental tomar ácido fòlic como mínimo un mes antes de la concepción y durante las primeras semanas de embarazo. Aún así, siempre hará falta el asesoramiento de un ginecólogo que será quien nos pauti. En el supuesto de que quieras tener un hijo, antes tienes que visitar un ginecólogo porque te valore y recete las vitaminas necesarias.

 

Según la Asociación Catalana de Espina Bífida e Hidrocefalia, si todas las mujeres en edad fértil consumieran 0,4 miligramos de ácido fòlic tres meses antes de quedar embarazadas y durante el primer trimestre del embarazo, es reducir un 70% la probabilidad que sus futuros hijos naciera con esta afectación.

Alimentos ricos en vitamina B9

  • Podemos encontrar esta vitamina en la mayoría de verduras de hojas verdes como la lechuga, los berros, las espinacas, las endibias o los puerros.
  • Las coles, en todas sus variedades, contienen una alta presencia en ácido fòlic, ya sea la coliflor, col de Bruselas, el brécol, el brócoli...
  • También está presente en naranjas, limones y pomelos y en algunos frutos secos como las nueces.
  • Además, hay otros alimentos como la harina, el arroz, la pasta, el pan y los cereales, a los cuales se los añade ácido fòlic durante su procesamiento.