Volver a la rutina después de navidad

Rosa Mª Ibáñez- Pares i Nens

                         Rosa Mª Ibáñez, Codirectora del Centro Guía  FOTO cedida por el Todo Sant Cugat de Artur Ribera

Esta primera semana de vuelta en la escuela después de 15 días de fiestas de navidad llenos de emociones, puede haber sido una entrada difícil para muchos niños y niñas que de repent han tenido que retomar las rutinas diarias.  El TODO ha hablado con la psicóloga clínica infanto-juvenil Rosa Maria Ibáñez, del Centro Psicopedagógico Guía de Sant Cugat.

Cómo afectan los días de Nadal a los pequeños y adolescentes?

En principio decimos que son 15 días, pero ellos en la escuela ya tienen una serie de cambios hacia el mes de noviembre. Empiezan a hablar de Nadal, a preparar los festivales... y así cogen un cierto estado de excitación.

Este nivel de excitación generalizada hay niños que lo pueden contener y hay que no. Y cada cual le da salida de su manera.

Hay mucha presión mediática, a los anuncios de la televisión relacionados con la Navidad y los regalos... y esto hace que los niños tengan como una implosión de todas las atenciones. Queremos que los niños se inhiban de todo esto y es muy difícil cuando realmente está pensado para producir esta sensación.

Después de estos días de celebraciones familiares, el Tió, el Padre Noel y los Reyes, cuando tardan los niños a situarse?

Los costa. Piensa que el sistema nervioso tiene un proceso. Igual que a un niño le cuesta pasar de un patio a relajarse, porque un timbre dice que ha acabado la hora de recreo, hay niños que los cuesta más volver a la rutina.

Hay niños que no los cuesta, porque tienen más autocontrol. Pero hay que quizás tardan 15 días al situarse. Y esto los irrita y los reprocha. La situación hace que se vuelvan pasivos y hagan una regresión, como por ejemplo, en algunos casos, se olvidan de algunas cosas, como de sumar o se quedan en blanco.

 

Y cuando te encuentras con este caso, que los trastorna la Navidad, como se tiene que actuar?

La manera es dar un poco de apoyo. Por ejemplo, aprovechando que es una época de hacer nuevos propósitos, puede ser un buen momento para marcar objetivos y buscar un cambio de actitud. Se puede tener una conversación con el niño y marcar los objetivos del 2017.

Aún así, realmente para los niños, el año empieza en septiembre con el inicio de la escuela y las actividades extraescolares.

Y qué tipo de propósitos se pueden hacer para niños y adolescentes?

Pues por ejemplo, puesto que abandonamos juegos, cuentos, ropa antigua... podemos aprovechar para hacer espacios, dejar actitudes, costumbres... Si tiene una Play Station, no hace falta que tenga la cama llena de peluches. Hay cosas que son incompatibles. Sobre todo los padres tienen que ser muy coherentes.

Qué piensas de los juguetes que reciben los niños a Nadal?

Creo que educativamente los padres de 20 a 40 son más selectivos. Y eligen mejor, afinan mucho más... Ha habido un sector de padres que valora más el aspecto educativo, que controla más el que da.

Antes los niños recibían muchos juguetes que no eran de la edad, o cosas que no correspondían. Tenemos mucha tendencia de intentar quemar etapas maduratives.

Aún así, como procesan los niños los regalos que los traen los Reyes y el Padre Noel?

No lo logran. Lo procesan mal, no está equitativamente repartido con el resto del año. A Nadal, en 15 días reciben de todo. Y de golpe, los meses de enero y febrero nos ponemos restrictivos.