Todo el que tienes que saber de la bronquiolitis

Un nen afectat per bronquiolitis

La bronquiolitis es una de las enfermedades más frecuentes del otoño y el invierno entre los niños. Con octubre a tocar y el frío es momento de extremar las precauciones porque los niños no la sufran. Esta afección se extiende entre octubre y el marzo, a pesar de que se puede manifestar todo el año.

Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad respiratoria causada principalmente por el virus respiratorio sincicial (VRS). Aunque se inicia como un resfriado común, con tos y mocos, después afecta los bronquiolos. Llegado a este punto los niños presentan dificultades para respirar, por el que: aumentan el ritmo de la respiración, y se le marcan las costillas al coger aire. También es muy notorio un movimiento exagerado del abdomen al respirar y se pueden escuchar silbatos cuando inhalan.

Cuando hay bronquiolitis, la vía aérea se obstruye debido a la inflamación de las paredes de los bronquiolos. En consecuencia los pequeños presentan desaliento, se ponen pálidos y aumenta la temperatura .

La sintomatología de la bronquiolitis

Además de tos, fiebre e inapetència, en determinados casos los menores pueden tener dificultad para alimentarse, y presentar algún ennuegament.

A veces los niños que la sufren presente fatiga, respiración rápida o sibilante, problemas al respirar, cuando inhala se le hunden los músculos de las costillas y, en los casos más graves, la piel, los labios y las uñas se vuelven azules.

Qué edades son las más vulnerables a sufrir bronquiolitis?

La bronquiolitis es una afección muy común, y no siempre es grave y la mayoría de los infectados por el VRS sólo sufren un ligero resfriado. Aún así, los lactantes afectados por este virus es más probable que desencadene una bronquiolitis, puesto que tienen vías aéreas apretones y se bloquean con facilidad una vez se inflaman. Por este motivo la bronquiolitis es más grave en menores de seis meses y especialmente en los menores de un mes, prematuros, niños con cardiopatías congénitas, enfermedades pulmonares, enfermedades neuromusculares y con Síndrome de Down , entre otros.

En estos niños se tienen que reforzar las medidas de prevención pues una infección por VRS podría agravar su estado de salud.

Por otro lado, es bastante común que a un episodio de bronquiolitis los sigan repetidos enfriados de origen vírico, acompañado de mocos. Es posible, también que alguno acabe sufriendo asma, por lo cual el pediatra tendrá que controlar su evolución. Hay medidas profilàctiques para proteger los bebés más vulnerables, por el que se importando consultar con el médico para obtener más información y mejorar la prevención.

Cómo podemos prevenir la bronquiolitis?

La bronquiolitis se contagia tocando objetos contaminados con el virus y después tocándose los ojos, la nariz o la boca. Por eso es importante que las personas con infecciones respiratorias se laven las manos a menudo y, sobre todo, antes y después de tocar al niño o los objetos que el pequeño utiliza.

 

También hay que evitar lugares concurridos y la exposición al humo del tabaco. Es muy recomendable continuar con la lactancia materna, puesto que los lactantes están más protegidos contra la bronquiolitis.

Cuando tenemos que visitar el médico?

  • Cuando el bebé es menor de tres meses y presenta alguno de los síntomas.
  • Si tiene fiebre que dura más de tres días o es fiebre muy alta.
  • Si tiene dificultad respiratoria, respira más deprisa o hace pausas respiratorias o emite algún gemido o ruido al  respirar.
  • Si su piel se pone morada, especialmente alrededor de los labios.
  • La piel se hunde en las costillas.
  • Rechaza o presenta dificultad para ingerir los alimentos.
  • Está muy agitado o demasiado dormido.
  • Los primeros síntomas si fue prematuro.
  • En los primeros síntomas si es prematuro o tiene una enfermedad cardíaca.