Niños y piscina, qué hagamos?

Con las vacaciones llega la temporada de piscina por nuestros hijos.  Una oportunidad para hacer ejercicio y pasarlo a las mil maravillas.

Además de una diversión, la piscina también tiene ciertos riesgos. Tenemos que conocer todas las consecuencias para prevenir la salud de los más pequeños.

Cuáles son los riesgos que comporta la piscina?

La exposición solar

Es importante evitar las horas de mayor radiación solar, entre las 12.00 y las 17.00h. La crema de protección solar es imprescindible durante todo el día.

Tenemos que recordar que el efecto de la radiación sobre la piel se acumula durante toda la vida.

Las quemaduras solares se manifiestan con vermellors, dolor, descamación o botellas a la piel. Si dudan de la gravedad de la situación, es recomendable visitar al médico.

La salud de la piel

El cloro de la piscina muchas veces provoca sequedad, es importante ducharse después y aplicar crema hidratando.

Las pieles atòpiques, todavía sufren mucho más los efectos del cloro. Es importante utilizar productos de limpieza e hidratación específicos.

 

Infecciones

Las piscinas públicas son un nido de bacterias, y es probable que sufra alguna de estas infecciones:

  1. Conjuntivitis actíniques
  2. Otitis.
  3. Hongos: Tanto en las zonas íntimas cómo en los pies.
  4. Pies de atleta.

Prevenirlas en algunas ocasiones es difícil, pero es importante ducharse después del baño para eliminar al máximo posibles bacterias. El uso de xancles, ojeras de piscina, e incluso, tapones por los oídos, ayudarán a evitarlas.