Los niños de Uganda, la felicidad sin juguetes

Hace unos días encontré un documental "ABC Africa" filmado por el equipo de Abbas Kiarostami, sobre los niños huérfanos de Uganda. Justo hace poco más de un año visitamos este país.

El motivo del viaje era visitar una sobrina que colaboraba en proyectos de cooperación a Fuerte Portal, ciudad de unos 40.000 habitantes.

Hace años fui a Kènia, fue un viaje de "postal", si lo comparo con el hecho en Uganda.

Uganda, denominada "la Perla de África", nos supuso emociones y   experiencias personales diferentes de un convencional viaje por muchos motivos:

  • El paisaje con sus grandes lagos como Victoria.
  • El más grande del continente africano.
  • Los parques nacionales con su fauna y la gran cantidad de aves exóticas.
  • Los poquíssims turistas occidentales el que provocaba que nos miraran con curiosidad y también nosotros a ellos.
  • La acogida de sus habitantes.
  • Etc.

La extrema pobreza de la población sin pasar hambre, nos aligeró un poco, pero sin dejarnos de plantear: Cómo pueden existir actualmente en nuestra sociedad estos grandes desequilibrios?

El 85% de su población vive en zonas rurales, teniendo como principal actividad económica la agricultura, la pesca y el cultivo.

En los últimos años el sector de los servicios supera ya el 50% del PIB.

 

Si hablamos de la amabilidad de sus habitantes, tengo que comentar especialmente abiertos pero a la vez tímidos y educados que son los niños y niñas. No piden dinero, sólo "sweets". Por los caminos y pistas o desde sus casas te saludan con un "How are you?", esperando que se los contestes diciendo "Fino. Ok". Tengo que decir que al volver del viaje, aparte de soñar con esta frase, también me resultaba más familiar que antes de ir.

Allá pensé, no tienen juguetes?

Durante el viaje sólo vi a dos niñas con muñecas hechas de cartón y pintadas a mano, un niño arrastrando un palo ligado a una botella de leche de plástico y dos tapones que hacían de ruedas. Sí que vemos a niños haciendo rodar neumàtics de motos.

Los niños y niñas ayudan a la familia buscando agua y trabajando a las parcelas antes de ir a la escuela o cuando vuelven.

No todos los niños pueden ir a la escuela porque depende de las posibilidades económicas de la familia.

A el ver un orfanato de niños a partir de 4-5 años, pensé que al retorno me informaría de las posibilidades y trámites de adopción.

El gobierno ugandès aprobó una nueva ley exigiendo en los extranjeros que vivan allá al menos un año antes de formular una solicitud de adopción. Prohíbe la opción de la custodia legal que provocaba que los niños abandonaran el país por la vía rápida.

Con esta nueva ley quieren evitar muchas irregularidades por corrupción y orfanato ilegales dedicados exclusivamente para adoptar niños.

Este país de 39 millones de habitantes (julio 2016), tiene entre 2,4 y 3 millones de huérfanos debido de al Sida.

El desarrollo económico actual no es suficiente por su alta natalidad de 5,8 hijos por mujer (2016). Este dato tiene relación con las numerosas y precarias clínicas maternales que vemos.

Será difícil olvidar este país y la alegría de la gente, teniendo en cuenta las condiciones tan precarias en que viven.

Por supuesto me gustaría volver para continuar descubriendo y emocionarme con nuevas experiencias.