La autoestima de nuestros hijos: Cómo mejorarla?

¿Pero cuál es el origen de la autoestima? Tienen mucha importancia los primeros años de nuestra niñez

La autoestima es sentirse bien un mismo. Las personas con autoestima creen en sí mismas, se sienten queridas. En cambio las personas con una baja autoestima se sienten mal, se valoran negativamente, no se aceptan, etc.

 

Pero, ¿Cúal es el origen de la autoestima? Tienen mucha importancia los primeros años de nuestra niñez, influyendo el estilo de educación que nos han dado nuestros padres y madres, el entorno social y escolar. Por ejemplo, cuando los valoramos en lo bueno que tienen, si los aceptamos cuando tienen errores y los aceptamos tal como son.

Al contrario, la baja autoestima está relacionada con la percepción que tenemos de nosotros mismos, de cómo nos vemos y valoramos. Es cuando nuestra "voz interior" piensa o cree cosas cómo: soy un desastre, un fracaso, todo me sale mal, no haré nunca amigos/amigas... Esta voz quizás muy dura pensante experiencias malas que hemos tenido. La autoestima no depende de conseguir buenos resultados, tener éxitos, ni de las opiniones de los otros, sino que está relacionada con nuestros valores, comportamientos y el respeto hacia nosotros mismos.


Claves para mejorar la autoestima de nuestros hijos e hijas:

 

  1. Aceptar que no son perfectos, ayudándolos a mejorar para que hagan las cosas lo mejor posible.
  2. Fijar objetivos realistas que puedan lograr.
  3. Que se relacionen con amigos y compañeros que los ayuden a sentirse bien. Es importante que desde pequeños se hayan socializado con compañeros y amigos. Este hecho los ayudará a aprender habilidades sociales, importantes para establecer relaciones sociales y una buena autoestima.
  4. Concentrarse con las cosas que no les salga bien. Es fácil que se dejen dominar por lo que sale mal. Si piensan como les ha ido el día o la escuela, seguro que encontrarán algo positivo.
  5. Ayudar a los otros. Una de las cosas que hace aumentar la autoestima es hacer actividades para ayudar a los otros. Por ejemplo, en las tareas domésticas, hacer deberes o aclarar conceptos a un compañero de clase. Seguro que si hacen cosas positivas por los otros, por pequeñas que sean, su autoestima crecerá.