Panellets creativos, los más originales!

Por qué los panellets tienen que ser siempre iguales? Podemos cambiar la forma, el color, poner relleno, disfrazarlos por el Halloween? Y tanto que sí! En casa, los panellets, año rera año, son diferentes, y cada vez más alocados y divertidos…

El primer año que innovamos los hicimos de colores; el segundo, rellenados de golosinas diversas; el tercero, rellenados de crema de chocolate o de vainilla, y el último, en un intento de unificar tradiciones, hicimos panellets monstruosos.

Ingredientes

La receta que seguimos siempre es la misma, la que nos gusta y nos funciona:

  • 600 gr de harina de almendras
  • 400-500 gr de azúcar de lustre (glas)
  • 1 patata o un moniato grande pelado y caliente (hervidos con cáscara)
  • 1 o 2 huevos (opcional)

Procedimiento

Se pela la patata o el moniato, mientras sea caliente, y se mezcla con la harina de almendras, el azúcar y el huevo, en caso de que se quiera poner. La patata o el moniato se han hervido con cáscara para que conserven el almidón. Se pelan justo en el momento de hacer la demasiada y es muy importante que todavía estén bastante calientes. La temperatura hace salir el aceite de la harina de almendras y todo va ligando con facilidad. Decidirse para usar una patata o un moniato para los panellets es una cuestión personal: con patata quedan más densos, secos y de color claret, mientras que los que traen moniato, quedan más melosos y de color anaranjado.

Una vez está hecha la demasiada, hay que guardar la mezcla a la nevera, preferiblemente en envases herméticos y dejarla reponer un mínimo de 12h. Si se quieren hacer panellets de gustos diferentes, se puede partir la demasiada y añadir los ingredientes para guardar las masas ya preparadas.

Es importante que, sea cual sea la opción de panellets que quered hacer, a la hora de enfornar, los tengáis clasificados por tamanys, puesto que, en caso de tener medidas diversas a la misma bandeja, algunos pueden quedar demasiado cocidos y otros demasiados crudos. Habrá que adaptar los tiempos de cocción a la medida de los que hayáis escogido.

Nosotros los ponemos de 13 a 15 minutos a cocer a 180º con el horno ya preescalfat. Hay que tener en cuenta que los panellets de moniato quedan más blandos, de forma que si los pincháis, la brocheta puede salir un chico sucia. El tiempo de cocción es el mismo, puesto que, una vez fríos, quedarán perfectas.

Pasamos a ver las innovaciones que hemos hecho en casa.

Panellets de colores

Una vez hecha la demasiada base de los panellets, hay que dividirla en tantas partes como gustos y colores queramos tener. Nosotros hicimos cinco variaciones: a la primera, pusimos dos cucharadas soperas de cacao en polvo ; a la segunda, tres cucharadas de coco tachado junto con colorante amarillo; a la tercera, pusimos frutas confitadas tajadas pequeñísimas; a la siguiente, pusimos 100 gramos de nuevos picaduras y colorante rojo, y a la última parte de la demasiado añadimos 100 gramos de piñones picados y colorante moratón. En esta ocasión los colorantes que usé fueron en polvo, puesto que quería colores intensos para las masas por si una vez cocidos, quedaban demasiado difuminados.

El día siguiente, cuando llegó el momento, hicimos churros e hicimos los diseños que se nos iban acudiendo. Los cocimos tal como he explicado antes y una vez fríos, ya se podían comer. Quedan originales, no?

Panellets creatius- Pares i Nens

Panellets rellenados de golosinas

Estos son los panellets clásicos, pero con un detalle añadido: una golosina en medio de la bolita, una "xuxe", de las que más os gusten. También se pueden poner cereales de almorzar, a pesar de que, una vez cocidos, no quedarán muy crujientes.

Hicimos círculos con la demasiada, pusimos el dulce en el interior y lo envolvimos con cuidado de no dejar fisuras a la demasiada, puesto que, una vez al horno, el azúcar de las golosinas fundidas tiene que quedar muy cerrado para que no se esparza por la bandeja.

 

En este caso, el exterior de los panellets es exactamente igual que la de los otros de la bandeja, de forma que sólo cuando clavas la queixalada descubres el gusto que esconde en el interior. Panellets "sorprendida", pues!

Panellets creatius- Pares i Nens

Panellets de corazón líquido

Queríamos conservar el interior de los panellets en estado líquido o cremós cuando fueran fríos y esto aconteció todo un reto. Después de mucho pensar, encontramos que el relleno idóneo sería un postre lácteo de chocolate o de vainilla.

Estos panellets, son algo más difíciles de hacer, puesto que, al intentar redondear el panellet relleno, se aplastaba y el líquido se escapaba. Al final, encontramos la forma perfecta: un recipiente casi cil.líndric y un tapón. Decoramos los tapones de los panellets de vainilla con tres pinyonets a la parte de arriba y los de crema de chocolate con unos caracolitos también de chocolate.

Una vez cocidos, el contenido se va espesseir un poco pero conservó una textura cremosa… Nos salieron increíblemente buenos!

Panellets creatius- Pares i Nens

Panellets monstruosos

Estos fueron los más divertidos de todos, verdaderamente alocados... Mucho y muy recomendables de hacer en familia y una excusa perfecta para soltar la creatividad hasta límites insospechados.

Elegimos de hacer sólo de color azul y verde, los colores más monstruosos... Es importante tener en cuenta que la decoración se tiene que poner después de haberlos cocido, puesto que al horno, todo el que está hecho de azúcar se funde. Así pues, hicimos bolitas de tamany bastante grande para que pudieran aguantar decoraciones pinchadas y las cocimos.

Mientras tanto, preparamos almendras laminadas, nissos, estribos, piñones y golosinas de formas y colores diferentes y nos lo vamos pasa "pipa" decidiendo si harían de cabellos, orejas, cuernos, ojos o dientes.

Para enganchar las decoraciones a los panellets ya cocidos, conviene hacer primero un foradet con un punzón y después clavar el que volguem, puesto que si lo queremos clavar sin hacer el agujero antes, el panellet se esberlarà por la presión.

Salieron más de una cuarentena de panellets variados y los bautizamos a todos: el vikingo, el desdentegat, el asustado, el resfriado, el enfadado, el divertido, el zombi, el del sombrero, el koala… Todos muy originales y divertidos.

Este año mis hijos me han pedido repertir estos panellets monstruosos… Y vosotros, os animáis a hacer?

Panellets creatius- Pares i Nens

Si queréis leer con detalle nuestras experiencias, podéis ir a estos enlaces de nuestro blog familiar: