La alimentación de las embarazadas en invierno

La llegada del invierno hace que cambian del todo nuestros hábitos. La bajada de las temperaturas comporta que venga más de gusto una alimentación más contundente. El frío también invita a quedarse en casa y pasear y salir mucho menos . Aún así, las embarazadas tienen que continuar cuidado y vigilando su alimentación y sus hábitos.

Si estás embarazada, te recomendamos algunos consejos para mantener una alimentación sana y equilibrada todo y el frío. También te adjuntamos otros hábitos importantes a tener en cuenta.

 

La alimentación de las embarazadas en invierno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
  • El frío comporta que el cuerpo pida alimentación más calorica y sobre todo, caliente como las sopas, los consomés, las cremas y purés de verduras y platos de cuchara como las legumbres. Todos ellos propuestas que pueden ser bajas en calorías.
  • El secreto para comer legumbres sin aportar calorías innecesarias está en la forma de cocinarlas. Si añadimos chorizo, morcilla, tocino o carne se aumentan considerablemente las calorías y más si se acompaña con pan.
  • Las legumbres las podemos acompañar de verduras y patatas hervidas o saltadas con poco aceite de oliva y una pequeña porción de chorizo para darle gusto.
  • Los días de solo es conveniente tomarlo siempre con la protección más adecuada para cada piel, puesto que durante el embarazo puede salir manchas a la piel. Cuando el cuerpo obtiene vitamina D, además de absorber correctamente el calcio de los alimentos, ayuda a quemar más grasa. Además, la vitamina D previene la osteoporosis y ayuda a desarrollar los huesos del futuro bebé.
  • Con las bajas temperaturas también es importante hidratarse y beber suficiente agua para combatir la retención de líquidos y el resecamente de la piel que comporta en el interior, la calefacción y al exterior, el frío.