Motricidad fina: 10 ideas para ayudar a desarrollarla

La psicomotricidad fina es esencial por la coordinación oculomanual

La psicomotricidad fina son aquellos movimientos pequeños y precisos que hacen los niños y niños, sobre todo las que se hacen con dedos, brazos y manso. La psicomotricidad fina es esencial por la coordinación oculomanual en la cual interviene el sistema neurológico, el muscular y el esquelético.

Hay muchas maneras de favorecer y perfeccionar la psicomotricidad fina por, en un futuro, permitir a niños y niñas tener una mayor facilidad en el grafo motricidad. Para fomentar esto la motricidad fina los podrás animar a:

 
  1. Hacer trazos con el dicho índice sobre diferentes materiales: arena, pintura de dedos, harina, etc.
  2. Manipular y crear formas con materiales modelables como pueden ser plastilinas, barro, slime...
  3. Romper, arrugar y redondear diferentes tipos de papeles como lamines de papel, el de seda, de diario, cartulina, etc.
  4. Explosionar plástico de burbujas.
  5. Seguir con el dicho índice un trazo predeterminado con cada vez más precisión.
  6. Pasar las páginas de una revista o cuento.
  7. Hacer collares de pasta como macarrones.
  8. Subir y bajar cremalleras.
  9. Desabrochar cordones.
  10. Recortar en función de la edad con punzones o tijeras.