Adolescentes, en quienes buscan consejo?

Los adolescentes están en una época de su vida que necesitan consejos sobre su salud y su vida personal de manera constante.

Encontrar en los padres el apoyo para hablar, a menudo los angustia, y la vergüenza y el sufrimiento de los adolescentes no ayudan a una comunicación a la familia. Por esta razón, los padres pueden aconsejar a los adolescentes, hablar con otros adultos de confianza.

Posibles interlocutores adultos de confianza:

  • Hermanos grandes: es la figura más cercana, y quizás encuentran en ellos una complicidad que con los padres no encuentran por temor a posibles reacciones.
  • Primos
  • Tiet/a: Una figura de relevancia por muchos adolescentes que quieren encuentran en este familiar un espejo donde reflejarse.
  • Abuelos: la experiencia es la base de la confianza para consultar algunos temas.
  • Médico: Puede ayudar a los adolescentes a tomar decisiones saludables y respetará su privacitat.
  •  

Cuáles son las preguntas más frecuentes de los adolescentes?

  • "Tengo que decirle a alguien que tengo relaciones sexuales?". Esta es una de las preocupaciones más habituales en los padres, pero tenemos que ayudar a los adolescentes a tomar decisiones seguras y saludables.
  • "Puedo conseguir métodos anticonceptivos sin un adulto?". Los adolescentes tienen derecho a recibir servicios de planificación familiar, incluyendo métodos anticonceptivos, sin el permiso de sus padres.
  • "El adulto o el médico explicará a mis padres qué es mi sexualidad?". El adulto de confianza no tiene que compartir esta información con los padres.
  • "Tengo que hacerme una prueba de detección de drogas si la escuela o mis padres me lo piden?". Los adolescentes tienen derecho a rechazar la prueba, pero tendrá que asumir las consecuencias que deriven de sus decisiones.
  • "Tengo problemas de alcoholismo (o drogas) y quiero pararme antes de que mis padres se enteren. Donde puedo obtener ayuda?". Hablar con honestidad será primordial, y todo el entorno familiar tiene que ayudar. Un terapeuta puede ayudar al adolescente sin el permiso de los padres, y el médico ayudará a buscar el programa más adecuado en su problema.